Archivo del sitio

Ekuadorren boluntario baten lekukotasuna_Testimonio de una voluntaria en Ecuador

María Altuna Lizarraga gazte euskaldunak, laister  beteko du lehenengo urtea bere Ekuadorreko egonaldian, VOLPA programako (Pedro Arrupe Nazioarteko Bolondresa) parte-hartzaile bezala. Elkarrizketa honetan partekatzen ditu bere iritziak eta bere emakume-begiekin ikusitakoa esperientzia honetan.

María Altuna Lizarraga, es una joven vasca que como participante en el programa VOLPA (Voluntariado Internacional Pedro Arrupe), hará pronto 1 año de su estancia en Ecuador. Nos comparte sus impresiones y vivencias personales sobre esta experiencia vista desde sus ojos de mujer, y tambien desde las desigualdades de género.

Non egiten ari zara zure bolondresa lana? ¿Dónde estás realizando tu tarea voluntaria?

2014ko Apirilaren 14an iritsi ginen Cristo Rey Hezkuntza Unitatera, Portoviejora (Ekuador). Nire laguna Jesús eta biok boluntariotza Jesuitek kudeatzen duten hezkuntza erakunde honetan egin dugu.

Llegamos a Portoviejo (Ecuador) el 22 de Abril del 2014 a la Unidad Educativa Cristo Rey.Se trata de una institución educativa gestionada por Jesuitas en la que mi compañero, Jesús y yo, hemos estado colaborando como voluntarios.

Bizi duzun esperientziatik, Zein da emakumearen egoera  lantzen duzuneko tokian? Desde la experiencia que estás viviendo, ¿Cuál es la situación de la mujer en la región en la que trabajas?

Emakumeak, emakume izateagatik soilik, maila bat beherago aurkitzen dira. Oraindik gizartean nagusitzen den matxismoaren menpe daudela nabaritzen da. Gobernuak hasiera batean genero berdintasunagatik hainbat kanpaina egin zituen eta baita instituzio pribatuek ere, muralen bidez.
Baina kalean dagoen giro bestelakoa da. Gehien harritzen nauena egiten eta esaten denaren arteko inkoherentzia da. Garrantzitsuena itxurak mantentzea litzateke, nahiz eta genero femeninoaren jazarpena ezin daitekeen ukatu.
Hasteko genero berdintasuna ez da gizartearen gai gisa planteatzen, emakumeen arazo propio gisa baizik.

——————————
Las mujeres, sólo por ser mujeres, están claramente en un segundo plano. Se ve como todavía se encuentran sometidas al machismo predominante en la sociedad. El gobierno parece que en sus inicios sí que realizó algunas campañas por la equidad de género y también hemos podido ver alguna que otra de instituciones privadas como murales.
Pero el ambiente que se palpa en la calle es otro. Lo que más me sorprende es la incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Lo más importante sería guardar las apariencias, aunque de fondo siga habiendo un sometimiento brutal hacia el género femenino.
Para empezar lo de la equidad de género no se plantea como un tema social, sino como un problema propio de las mujeres.

Uste duzu emakumea izateak zure bolondresa-esperientzian eragina izan duela? Zertan?

¿Crees que tu experiencia de voluntariado se está viendo en algún aspecto influido por el hecho de ser mujer? ¿En qué?

Noski nabaritzen direla emakume izatearen ezberdintasunak. Galdera deserosoak, lehenago neure burua ikusi ez nuen egoerak. Hemen bizi ditudan egoera arraro horien adibide gisa eta guztiak ilustratzeko balio didana, mailua eskuetatik kendu nahi izan zidaten eguna.
Eraikitzea, desmuntatzea, birziklatzea, asmatzea beti izan dut gustuko eta tresna ezberdinak egon dira presente nire bizitzan, txikitatik hasi eta Arte Ederren fakultatetik pasa arte. Lehenago arraro begiratu izan zidaten (irakasle, segurtasuneko pertsonalak, ikasleak, etab. ) Muralak margotzeko paretak garbitzeko erabilitako ur presio makinarekin eskuartean ikusi eta erabiltzeko gai nintzela ikustean.
Baina ez nuen espero (nigandik metro batera) zegoen nire lagunari mailua hartu eta iltzeak sartzeko esango ziotenik. Pertsona honi (gizonezkoa zena) itzela izan zen eman zion erantzunarekin geratu zitzaion aurpegia. Normaltasunez erantzun baitzion bera kainak mozten zebilela eta ni berriz iltzeak sartzen. Eta beste hainbeste anekdota, txiste eta gustu oso txarreko esaldiak,adibidez: “emakumea iltzea bezala kolpeka sartzen da”.

Detaile guzti hauek emakumeen ahalduntzean eta gizarteari jarrera hauekin jarraitzearen arazoen inguruan kontzientziazioan egiteko dagoen lan guztian pentsatzera naramate. Hezkuntzan eman beharko litzateke lehen aldaketa,baina eskolako lau paretetatik kanpo dagoen errealitatea ahaztu gabe, ez baita nahikoa ordu batzuez media zaborretik isolatzea, gobernuak dagoeneko arautu duena.

 ———————-

Claro que influye el ser mujer. Preguntas incómodas, situaciones en las que nunca me había visto. Como ejemplo y por elegir alguno que ilustre una de tantas situaciones extrañas, el día que casi me quitan un martillo.
Siempre me ha gustado construir, desmontar, reciclar, inventar infinidad de cosas y el contacto con diferentes herramientas ha estado presente durante toda mi vida, desde niña hasta mi paso por la facultad de Bellas Artes. Ya me habían mirado raro algunas personas (profesores, guardias de seguridad, alumnos y alumnas) las veces que utilizando la máquina de agua a presión limpiamos los muros para hacer murales y se dieron cuenta que aun siendo mujer también podía hacerlo.
Lo que nunca me hubiera imaginado era que le dirían a mi compañero (estando yo a 1 metro de distancia) que como no cogía él el martillo para clavar los clavos. Lo mejor fue la cara que se le quedó a esta persona (casualidad, también era hombre) cuando le contestó con normalidad que él se estaba encargando de cortar las cañas y yo de clavarlas. Y tantas otras anécdotas, chistes o frases de mal gusto como “el clavo como la mujer a golpes entra”.
Joyitas que te hacen pensar en todo el trabajo que habría que hacer para empoderar a las mujeres y concienciar a toda la sociedad del problemón de seguir con estas actitudes. Empezando por un cambio en la educación, pero teniendo en cuenta la realidad que se vive fuera de las cuatro paredes del colegio, porque no basta con aislarlos por unas horas de la basura mediática, ya legislada por el gobierno.

Ze egoeretan ustekabean harrapatu zaituzte  genero-estereotipoek?

¿En qué situaciones te han sorprendido los estereotipos de género ?


Adibide bezala, Gabonetako jostailu kanpaina, jostailuak bi multzotan banatu ziren. Alde batetik multzo arrosa ikus zitekeen eta bestetik gainontzeko jostailu guztiak. Desberdintasun hauek ikustean bi multzotan banatzeko arrazoiak zeintzuk ziren galdetzen saiatu ginen, zeintzuk ziren kontuan hartutako faktoreak. Desberdintasun hauek egiteko arrazoiak argi eta garbi zeuden. Neskak eta mutilak, eta listo.
Antzeko egoera batean,unibertsitateko hezkuntza ikasleek (hau iruditzen zait egoera horretan larriena, hauek izango baitira etorkizunean gizartearen heziketaren arduradunak) neska-mutil taldetxo bati haientzako opariak ematen zizkieten bitartean, neskato batek “barbi” moduko panpina jaso zuenean ondorengoa gertatu ze. Berak eskerrak eman zizkien oparia eman ziotenei,panpina bere kutxan utzi zuen ia oparitako papera hautsi gabe, etxeko baloi bat hartu eta ea jolastu nahi genuen galdetu zigun. Berak nahi zuena jolastea zen,ez jostailua.
Gure aldetik gai honen inguruan egindako lana, eman dugun adibidearekin izan da. Biek berdin lan egin dezakegula azaltzeko, izan ditugun lan eta funtzioak elkarrekin aldatu ditugu. Egin dizkiguten galdera deserosoei egoki erantzuten saiatu gara, adibidez, noiz izango ditugun haurrak (ba gogoa izatean) edo homosexualitatea gaixotasuna dela esaten dizutenean(eta maitasuna, zoriontasuna, errespetua, etab. defenditzen saiatzen zara) pazientziarekin eta urduri jarri gabe.
Ikasle partea hartzearekin dagokionez, gure inguruan izan ditugun gazteei guztiek tresnak erabili zitzaketela, emakume edo gizonezkoentzako lana desberdinak ez daudela transmititzen saiatu gara. Nahiz eta hasieran tentsioak eman baziren ere, aitzur eta palekin aste batzuez ibili eta gero mezua iritsi dela dirudi. Orain etxean eta haien ikaskideekin transmisioan jarraitzea espero dugu.
Bidegabekeria guztiak eta jarrera misoginoak kulturalak direla esatea (eta justifikazioa hau milioika bider entzun behar izan dut) benetan ulertezina izan daiteke.

——————–

Por ejemplo, una campaña de juguetes de navidad, en la que se hicieron dos montones de juguetes. Por un lado se podía ver una montaña rosa y por otra, pues, todo lo demás. Al ver semejante diferenciación intentamos preguntar por las distinciones que se estaban realizando, cuáles eran los factores a tener en cuenta. Y estaba demasiado clara la razón para ese tipo de división. Niñas y niños, y punto.
En una situación parecida, niños y niñas recibían sus regalos por parte de estudiantes universitarios de educación (que es esto lo que me parece lo más grave de la anécdota, repito estudiantes universitarios que se supone van a educar en un futuro no muy lejano), tuve la oportunidad de ver la reacción de una de las niñas que recibió una muñeca tipo “barbie”. Ella les dio las gracias a los que se la habían regalado, dejó la muñeca en su cajita sin ni siquiera terminar de romper el papel de regalo, cogió un balón de la casa y nos preguntó si queríamos jugar a “pelota”. Lo que quería era jugar, no un juguete.
Por nuestra parte, hemos querido trabajar todo esto desde el ejemplo que hemos intentado dar. Trabajando conjuntamente e intercambiando las funciones y tareas que tenemos para que se vea que los dos podemos trabajar por igual. Tratando de contestar lo más adecuadamente posible esas preguntas como cuando pensábamos tener hijos (pues cuando nos dé la gana) o esos comentarios como lo de que la homosexualidad es una enfermedad (y tratas de defender el amor, la felicidad, el respeto), con mucha paciencia y sin perder los nervios.
También transmitiendo a los jóvenes que hemos tenido en lo que respecta a la participación estudiantil que todos podían trabajar con las herramientas, que no hay trabajos para hombres o mujeres. Y aunque al principio hubo algunas tensiones, después de semanas con las palas y los azadones hemos conseguido que entiendan el mensaje. Ahora esperamos que lo sigan transmitiéndolo en sus casas y con sus compañeros de clase.
Que te digan que todas estas injusticias y actitudes misóginas son algo cultural (y de verdad que he tenido que escuchar esta justificación millones de veces) puede  ser dificil de entender.

Cuidado resbala

Vivimos en sociedades dónde lo que se prioriza son aquellas actividades remuneradas, que reportan prestigio y se miden en su valor monetario. Sin embargo, existen un montón de tareas invisibles que son imprescindibles para sostener la vida de todos y todas. Este documental aborda una de las preocupaciones de la sociedad en general y de los movimientos feministas en particular: el trabajo de los cuidados. Quién lo realiza, cómo se valoran, cuán necesarios son, qué nos aportan. Sin cuidados no hay vida, y sin vida no hay política, ni mercados, ni crisis… absolutamente nada.

Y en una versión reducida

Rompiendo barreras en Etiopía

Mujer, viuda y cabeza de familia, Halima reunía en una sola persona todos los requisitos para formar parte de las negras estadísticas del hambre y la pobreza, en un país que, a pesar de haber experimentado un más que notable crecimiento económico en los últimos años, se mantiene todavía entre las naciones a la cola del desarrollo.

Pero Halima no quiso conformarse con esa suerte. Hace tiempo que los hijos mayores abandonaron el hogar familiar para buscar el sustento en otros lugares, a su cargo quedan solo la menor, de doce años, y un hijo. Por ellos no dudó en hacer frente a las críticas y la incomprensión de sus vecinos y por ellos, saca fuerzas cada día para sobrevivir.

La historia de Halima es la de una mujer valiente que en una sociedad dominada por los varones, ha roto una tradición ancestral que impide arar a las mujeres sus propias tierras.

Si quieres conocer más sobre esta historia pincha aquí 

Igualdad en los Gobiernos Locales

La Asociación de Municipios Vascos se suma a la iniciativa del CMRE (Consejo de Municipios y Regiones de Europa) para, desde los Gobiernos Locales, dar un nuevo impulso y reforzar el cumplimiento de los compromisos expresados en la Carta Europea para la Igualdad de mujeres y de hombres en la vida local.
El nuevo proyecto del CMRE se basa en el desarrollo de un sistema de indicadores que permitan evaluar la aplicación de la Carta Europea en las regiones y municipios adheridos.

El pasado mes de septiembre, EUDEL se comprometió a colaborar en hacer realidad esta nueva herramienta para la evaluación y análisis de la Igualdad a nivel local, y en concreto en los Municipios Vascos.
Actualmente son 32 los ayuntamientos de Euskadi adheridos a la Carta.

La Carta Europea para la igualdad es un documento que invita a las asociaciones locales y regionales de Europa a su adhesión y compromiso público con la igualdad.

Cada municipio o región firmante deberá tener un Plan de igualdad y estar en disposición de colaborar con instituciones y autoridades de su territorio para promover y hacer efectivo su compromiso.
El texto de la Carta contiene una serie de medidas propuestas a cada gobierno y autoridad local en función de sus competencias.
EUDEL colaboró en su elaboración el año 2006 con el Consejo de Municipios y Regiones de Europa, y ese año suscribió su firme compromiso con el cumplimiento y promoción de la misma.
La Carta tuvo, además, el apoyo de la Comisión Europea, en el marco del 5º programa de acción comunitaria para la igualdad de mujeres y hombres.

 

40 casos de violencia sexual registrados cada día

Al menos 40 mujeres son violadas cada día en la RDC, es decir más de una mujer cada hora, según un informe hecho público el pasado martes 8 de octubre en Kinshasa por la ministra de Género, Familia e Infancia, Geneviève Inagosi. El documento elaborado con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Población (FNUAP) informa sobre más de 29 000 casos de violencia sexual registrados desde 2011 hasta el 1er semestre de 2013. Para la ministra, «una buena sensibilización a través de los medios de comunicación» puede ayudar a prevenir esta violencia sexual.

Las informaciones contenidas en este informe corresponden a 7 provincias: Bandundu, Bajo-Congo, Katanga, Provincia-Oriental, Kinshasa, Kivu-Norte y Kivu-Sur. La provincia más afectada es la de Kivu-Norte, con 4.689 casos de violencia sexual en 2011, más de 7.075 en 2012 y 3.172 durante el primer semestre de 2013. Según el informe, el aumento de los casos está relacionado con la situación de conflicto en la que se encuentra esta provincia. A esta provincia le siguen el Kivu-Sur y la Provincia Oriental, dos regiones donde existen múltiples grupos armados acusados de múltiples violaciones de derechos humanos. Según la ministra de Género, estas violencias son cometidas sobre todo por los grupos armados, milicias y civiles. El 59% de los casos se desconoce y la mayoría de las víctimas tienen menos de 18 años.

Durante la presentación de este informe, la ministra Inagosi ha lamentado que los casos de violencia sean producidos incluso en las zonas que están libres de conflictos armados. «Tengo que deciros que hay ciertas prácticas que explican esto. Debemos trabajar en sinergia. Con una buena sensibilización a través de los medios de comunicación, pienso que podemos prevenir la violencia sexual», ha afirmado.

La presentación de este informe ha tenido lugar en presencia de la ministra de Justicia, Wivine Mumba, y del secretario general adjunto de la ONU encargado de la violencia sexual en zonas de conflicto, Zainab Hawa Bangura. La señora Bangura ha advertido a todos los autores de violencias infligidas a la mujer en la RDC. «Las Naciones Unidas están dispuestas a desplegar todo su poder para acorralar a todos los violadores sean quienes sean y allí dónde se escondan», ha afirmado.

¿Inconsciente Colectivo?

“No es lógico que los políticos hayan sido solo hombres durante tanto tiempo”

Adela Asúa ha realizado numerosos trabajos de investigación, entre ellos algunos dedicados a delitos y agresiones sexuales desde una perspectiva de género. Desde enero de 2011, Asúa es la Vicepresidenta del Tribunal Constitucional.

Con motivo de la conferencia y debate en el marco del X Foro para la igualdad organizado por el Parlamento Vasco, la investigadora aborda el tema del derecho a la igualdad y la evolución social.

El periódico DEIA se hace eco de una entrevista sobre estos aspectos:

¿En qué aspectos hay más reticencia a la hora de avanzar?

Aunque en teoría todos estamos de acuerdo en los principios de igualdad, en la práctica no es tan fácil. Destaco como muy llamativo que, estando de acuerdo en este campo los políticos a la hora de asignar cargos, como miembros del Tribunal Constitucional, no suelen nombrar a mujeres, como ha pasado en la última renovación de cuatro.

En puestos de responsabilidad, como en política, las mujeres tienen poca presencia.

Es complicado en el sentido que si no se hace un ejercicio de reflexión y de reconocimiento de que hay un fallo, tampoco se puede prosperar. Primero hay que reconocer el fallo y asumir que no es lógico ni justo que los representantes de la ciudadanía hayan sido durante tanto tiempo solo los que provienen de una parte de la ciudadanía. Una sociedad es más democrática cuando mejor tiene representados entre sus órganos políticos a personas de todos los sectores de la sociedad

Tan solo son dos mujeres en el Tribunal Constitucional. ¿En un futuro tendrán más visibilidad?

Tendremos que tener más presencia si realmente normalizamos las situaciones profesionales. Aquí hay muchos factores que abocan en esos resultados de no presencia de las mujeres. El inconsciente hace que donde ha habido más hombres, siga habiendo más hombres. Es necesario ser conscientes de que hay elementos que no son expresamente voluntarios pero que funcionan para ocultar que hay mujeres que pueden desempeñar ciertos puestos.

¿Entre mujeres faltamos nosotras mismas a esa igualdad en base a patrones culturales?

Nosotras hemos asumido roles que implicaban subordinación o repartos desigualitarios. Hemos renunciado a nuestro propio desarrollo completo pensando que nuestro valor está en desarrollar solo una parte. Los patrones sociales se han desarrollado de acuerdo con la visión masculina porque ellos establecían las leyes. Las raíces son muy profundas, y ahora hay otros peligros que presionan a la mujer para que siga siendo atractiva al hombre y para que asuma valores clásicos.

Sabemos que se ha avanzado bastante. Sin embargo, insisto en que hay que tener en cuenta que determinados hechos que denunciamos como ilustrativos de esa falta de igualdad hay que combatirlos siendo conscientes de que existe una raíz de convenciones culturales que están muy arraigadas. Esos patrones son los que hay que descubrir, reconocer y cambiar. Eso en gran medida está en el inconsciente colectivo, por lo tanto la educación sigue siendo uno de los aspectos más importantes en este sentido.

Hay expresiones que matan…..

Os recomendamos este artículo de Itxaso Álvarez, aparecido hace un mes en la prensa, concretamente el El Correo el País Vasco. Hasta finales de los 80 la violencia contra la mujer no fue un tema prioritario, pero a estas alturas nadie o casi nadie admite que la violencia contra las mujeres es justificable. Está pasando de concebirse como algo que se desarrolla en el ámbito de lo privado sin posibilidad de incidencia externa a un problema social y de derechos humanos que ha de resolverse. No obstante, no es raro escuchar en ocasiones explicaciones necias y engreídas sobre la igualdad o la desigualdad e incluso sobre la violencia que padece una mujer. La ‘Guía para sensibilizar y prevenir desde las entidades Locales la Violencia contra las Mujeres‘, publicada por la Comisión de Igualdad de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) buscó y recopiló en su día algunas ellas en lugares públicos, en la Prensa y en chats, comentarios que dan pistas interesantes sobre lo que todavía piensa la sociedad, o al menos una parte de ella, acerca de este asunto. Veamos cuáles eran, porque da pistas interesantes sobre las explicaciones populares que aún hoy en día se escuchan sobre la igualdad, la desigualdad o incluso la violencia.

“Es un tema personal, por eso no intervine”, opinaba una directiva ante su no implicación sobre un caso de acoso sexual a una empleada. “Es buena persona, no podemos entenderlo”, relataba un vecino de un agresor detenido tras el asesinato de su mujer, desconocedor del hecho de que los maltratadores suelen tener un comportamiento normalizado hacia el resto de la sociedad. “Es que se lo estaba buscando, con esa ropa no se puede venir a la oficina”, reflexionaban los compañeros de trabajo de una mujer que había denunciado por acoso sexual a otro. Detrás está la concepción de que las mujeres han de ser recatadas y renunciar a su libertad para vestir de un modo u otro. “Esto es porque allí son más machistas”, justificaba una mujer al conocer que la víctima era latina, sin duda, porque desconoce que el machismo no es patrimonio de una u otra región del mundo y que en España, siete de cada diez casos de denuncia se realizan contra un español.

“Hay que ver, con lo bueno que era él, ella le dejó y claro, se volvió loco”, reflexionaba en voz alta una amiga de una pareja conocida en la que ella le ha denunciado. Con ese argumento, niega la libertad de elección de pareja o el divorcio y se justifica la violencia como un trastorno mental temporal, cuando sabido es que casi siempre coincide con una acción premeditada. “Lo hizo porque estaba muy agobiado cuidando a toda la familia”, apuntaban unos vecinos tras el asesinato de una familia por parte del padre, prueba de que la depresión o las malas rachas vitales se utilizan como razones convincentes de su inocencia. “No es un hombre violento, es el alcohol lo que le hace a veces perder la cabeza”, justificando así en un grupo de amigos una agresión a una mujer por parte de su pareja porque él cuando bebía, perdía el control sólo de vez en cuando y no sabía lo que hacía cuando llegaba a casa y agredía a la mujer por tener la cena fría o por no tener la camisa planchada. ¿Pero es que el alcohol es causa de un comportamiento violento contra las mujeres? “No te quejes, te controla porque te quiere mucho”, le decía una joven a otra porque ésta se sentía incómoda con tantas llamadas y mensajes de móvil de su novio. En este caso, se identifica el amor con la posesión de la otra persona (de ella) y no se valora la relación afectiva cargada de libertad y respeto.

Dos personas en la parada de un autobús ante la lectura de una noticia de la violación de una joven, sueltan: “De dónde vendría a esas horas“. Se olvidan de la libertad de movimientos de esa mujer y ponen la acusación de su parte. Ella no debería salir a esas horas porque corre riesgos. Pero, ¿no había sido agredida? ¿O es que ahora la agresión pasa a ser una consecuencia lógica de sus actos y el agresor es invisible? “Es que cuando hay problemas económicos se puede perder el control”. Quien hacía este comentario desconoce que la violencia contra las mujeres no está relacionada con los problemas económicos de una pareja y que se produce entre personas de cualquier nivel económico. Se trata de la expresión máxima de la subordinación de una mujer a un hombre, y en eso, el dinero no cuenta.

La recopilación de comentarios hirientes no termina aquí: “Es que no era una mujer de su casa”. “Algo habría hecho”. “No digo que la mate, pero es que cuando te separas, te quitan todo”. “Se lo estaba buscando”. “Es que ahora no aguantan nada”. “Los niños necesitan de su padre”. “Fíjate que suerte, como es una maltratada le han dado una ayuda económica”… En resumen, se deduce que la sociedad ha naturalizado en parte la violencia y sus expresiones. Y aunque el discurso de la opinión pública está cambiando y cada vez se registra un grado de intolerancia mayor, en la práctica se mantiene como un modo de control de las mujeres y tanto agresores como parte de las víctimas lo incorporan como normal.

 

Complementariedad y familia

«Desarrollar la familia, es la complementariedad de los cónyuges y no es asunto de una sola persona».

Estas palabras son un extracto proveniente de la entrevista realizada a Alphonsine NYIRABAGABE , de 38 años, quien gestiona una granja familiar en la célula cooperativa en el distrito de Bugesera en Ruanda.

Nacida en una familia ruandesa refugiada en Burundi, Alphonsine es la 4ª de 6 hermanas y hermanos, tras el genocidio de los tutsi de 1994 en Ruanda, ha puesto los pies por primera vez en su país de origen. En 2000, se ha casado y tiene 4 criaturas. Es en ese momento que ha comenzado una nueva vida y ha reflexionado sobre su propio desarrollo. «La vida de un refugiado no propicia las inversiones, ni en desarrollo humano, ni en acciones de desarrollo, ya que se está en un territorio extranjero», ha afirmado.

Cuando Alphonsine se ha casado, el marido ya había podido comprar 4 parcelas agrícolas aisladas unas de otras. Son parcelas cultivables y una de ellas se encuentra, a 70 km de la capital KIGALI, cerca de un pequeño centro de negocios. Es allí donde la familia ha decidido vivir y explotar las otras tres parcelas de manera intensiva. Al hacer esta elección, ella aceptaba producir abono y transportarlo a los campos alejados. En Ruanda, el barbecho no es posible. Hay que abonar los campos para producir ya que las tierras están agotadas por eso hay que reflexionar mucho antes de actuar, hay que aceptar igualmente responsabilidades y comprometerse. Es lo que Alphonsine ha hecho de común acuerdo con su pareja.

Se han adherido a una cooperativa que cultiva el arroz. Los ingresos obtenidos del cultivo han contribuido a la financiación de otras acciones. Las reuniones de los miembros de las cooperativa organizadas tras los trabajos campestres han sido para ella un espacio de motivación para implicarse más en las actividades de producción agrícola. Con motivo de una de las visitas de INADES Formation Rwanda al terreno, se ha procedido a la elección de personas conocidas que fueran ejemplares en la zona. La familia de Alphonsine, ha sido clasificada entre las primeras.

Actualmente, los gastos de la familia son cada vez más difíciles de soportar para muchos. Hay gastos escolares, de seguro médico, la ropa y las demás necesidades primarias.

Según Alphonsine, antes, una mujer debía esperar todo de su marido para encargarse de estos gastos. “El desarrollo de una familia, es la complementariedad de los cónyuges y no un asunto solo de una persona. Es así que yo contribuyo financieramente a todos los gastos en complementariedad con el salario de mi marido. Para esto, hemos desarrollado otras actividades de agricultura y ganadería con fondos propios.”

Por otro lado, hasta no hace mucho, una mujer no podía tener una cuenta bancaria sin el aval de su marido. En su caso, tienen una sola cuenta que gestionan conjuntamente. Cuando se vende la producción, ella realiza los ingresos y el marido su salario. Este clima de confianza ha permitido desarrollar el nivel de vida de la familia.

Las mujeres mayores… las grandes olvidadas

“Es nuestro deber para con las personas de edad y la sociedad en general combatir la discriminación por razones de edad en todas sus formas y promover la dignidad y los derechos humanos de las personas de edad en todo el mundo.» (Mensaje del Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-moon)

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127, designa el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez. Representa el día del año cuando todo el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores.

Las mujeres mayores españolas están más solas, son más pobres y tienen peor salud que los hombres  así lo aseguró  la directora del Instituto de la Mujer, Laura Seara, durante la presentación del I Congreso de Mujeres Mayores. Por tanto,  la  ventaja de vivir más años no se traduce en una mejor calidad de vida.

Su situación está directamente relacionada con su vida laboral. En general, tienen pensiones más bajas que los hombres, como consecuencia directa de la desigualdad en el empleo, los menores salarios, la temporalidad y el trabajo a tiempo parcial.

Pero además las mujeres mayores españolas viven más años en situación de dependencia, un fenómeno relacionado con la edad pero también con el sexo. Las tareas de cuidado mantienen un claro sesgo de género, es decir, las hacen las mujeres. De forma que mientras los hombres cuentan con mujeres que los cuidan -cónyuges, hijas y nueras-, las mujeres cuentan normalmente con sus hijas y sus nueras. Todos estos factores incrementan el desamparo de las mujeres mayores, puesto que, si bien la soledad puede entenderse como un momento de libertad y emancipación, y así lo es en algunos casos, se convierte en un elemento de riesgo cuando nos enfrentamos a la pobreza y la dependencia. Debido a su situación social y económica, las mujeres mayores necesitan un Estado del Bienestar fuerte que garantice su seguridad y la calidad de su vida, por lo tanto los recortes les afectan de forma dramática.

Las recientes reformas introducidas por el Gobierno en el sistema de salud, y en concreto el copago farmacéutico y la reducción de las prestaciones sanitarias, incrementan la pobreza de las beneficiarias de un sistema que ahora es más costoso que antes, a pesar de los escasos recursos económicos de quienes más lo necesitan.

Para Purificación Causapié Lopesino, dice que es de justicia: recordar la enorme aportación de las mujeres mayores de los inicios del siglo XXI, porque ellas han sido fundamentales para construir este país y construirnos a las personas que en él vivimos y trabajamos. Ellas deben ser recordadas y apoyadas en sus derechos, entre los que se incluye tenerlas en cuenta para seguir levantando la sociedad que queremos.

Tenemos machismo para rato…..

“Tenemos jóvenes machistas para rato” Con estas palabras, Javier Elzo, alertó en el II Congreso Nacional de Violencia de Género, organizado por la asociación Clara Campoamor, realizado la semana pasada en Bilbao. Una semana cargada de noticias muy graves en lo que se refiere a violencia contra las mujeres.

El sociólogo y catedrático de la Universidad de Deusto tituló su ponencia: “Maltratadores y víctimas cada vez más jóvenes”. En ella, analizÓ la realidad social, y no dudó en afirmar que estamos mejor que hace 50 años pero peor que hace 15 0 20, en materia de violencia machista. Un retroceso en estereotipos cultivados durante siglos por la cultura patriarcal.

Sostenía que la idea de que si sacamos una fotografía al conjunto de la sociedad la foto que sale es machista. En las encuestas llevadas a cabo entre adolescentes, coincide: los chicos destacan por su autoridad y capacidad de decisión, mientras que las chicas lo hacen por su dulzura, paciencia, ternura. Son muchos los factores culturales, sociales, educativos…. que impregnan las relaciones de sometimiento, sumisión, control y celos, todo ello acompañado con falsas creencias de amor romántico, medias naranjas, príncipes azules, etc. Por todo ello, es de vital importancia trabajar todos estos aspectos desde edades muy tempranas, a través de unas educación más igualitaria, para prevenir futuras relaciones de malos tratos.