Archivo del sitio

La Coeducación en Euskadi y Guatemala: Avances y retos para un mundo igualitario

A finales del año 2013 dimos inicio a la propuesta “Gela Hezkidetzailetik Plaza Berdintzailera”, que contó con la financiación de la Diputación Foral de Bizkaia. Nuestro objetivo era revisar las prácticas de instituciones y organizaciones de distinta índole que desde hace décadas trabajan en el ámbito de la coeducación y obtener una serie de aprendizajes que nos permitieran orientar nuestras acciones en la construcción de escuelas verdaderamente coeducativas.
En esta tarea contamos como compañeras de viaje con la participación de dos instituciones con las que tradicionalmente ALBOAN ha venido colaborando en Guatemala: Fe y Alegría Guatemala y el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica (IGER). Ambas instituciones vienen desarrollando diferentes iniciativas vinculadas a la coeducación y consideramos que sería sumamente interesante poder aprender de ellas y ponerlas en diálogo con aquellas que encontramos en nuestro eíndicentorno.

El análisis del recorrido en el ámbito coeducativo vivido en dos contextos tan diferentes como Guatemala y Euskadi no ha estado exento de dificultades, pero nos ha permitido obtener una serie de valiosos aprendizajes que están sirviendo para orientar nuestro trabajo en el terreno de la coeducación. Estos aprendizajes han quedado recogidos en el estudio “Coeducación en Euskadi y Guatemala: avances y retos para un mundo igualitario” y en euskera “Hezkidetza Euskadin ta Guatemalan.Aurrepausoak eta erronkak berdintasunesko mundu baten alde”.

APRENDIZAJES COMUNES

La situación educativa de Euskadi y Guatemala responde a realidades sociales muy diferentes y da respuesta a necesidades y retos que en muchos casos poco o nada tienen que ver. Sin embargo, ambos contextos comparten elementos comunes:

– Los principales protagonistas de la coeducación son los educadores y educadoras (principalmente estas últimas) que han puesto de forma desinteresada todo su empeño y esfuerzos en transformar su práctica educativa para ir construyendo escuelas verdaderamente coeducativas, aún enfrentando dificultades personales, sociales e institucionales.
La formación del profesorado y de toda la comunidad educativa es uno de los nudos para el avance de la coeducación. Nos referimos a formación formal sobre coeducación dentro de la carrera de Magisterio (prácticamente inexistente en Guatemala y muy puntual en Euskadi), a formación complementaria o de actualización para docentes en activo y, sobre todo, a esa formación que tiene que ver con la vivencia, con repensarnos como mujeres y hombres y darnos la oportunidad de desaprender todo lo que nos oprime y encasilla.

Teniendo en cuenta esto, como ALBOAN renovamos nuestro compromiso de acompañar al profesorado y centros educativos para avanzar juntos hacia la educación que queremos: una educación que favorezca el desarrollo integral de las personas, en la que nuestras niñas, niños y jóvenes vivan la igualdad, la equidad, la cooperación y el cuidado, para que sean los y las ciudadanas comprometidas con la transformación personal y social que necesita nuestro mundo global.

P1200865

Encuentro entre educadoras/es de Euskadi y Guatemala.2015.

Y para ello resulta imprescindible ir revisando y repensando nuestro modelo de escuela, para poder así desterrar aquellas creencias y prácticas que siguen reproduciendo el sexismo y los estereotipos de género. Aspectos que por su cotidianeidad y arraigo suelen pasársenos desapercibidos, pero que es necesario revisar de forma crítica y constructiva. Aspectos que incluyen la propia organización del centro, el currículo académico, los libros de texto y los materiales pedagógicos, las metodologías de enseñanza, las actitudes y expectativas del profesorado, el lenguaje, la gestión de los espacios…
Revisar críticamente y repensar nuestro trabajo no es tarea fácil, porque requiere un esfuerzo cotidiano y un fuerte compromiso con la tarea educativa. Además, los logros alcanzados en la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres han generado una especie de “espejismo de la igualdad”, que invisibiliza aquellos aspectos más sutiles y profundos del sexismo. Pero, sin duda, el esfuerzo merece la pena, porque la coeducación nos abre un nuevo y amplio horizonte de posibilidades de trabajo que nos permite comprender y dar respuesta a muchos de los problemas que habitualmente solemos encontrar en el aula y en los grupos con los que colaboramos. ALBOAN quiere ser un acompañante de ese esfuerzo y contribuir con herramientas concretas a la construcción de una escuela verdaderamente coeducativa.

Allá por el centro de África y los días de las mujeres chadianas.

Allá, por el centro de África:
Hay sonrisas y miradas que son esencia de África. Hay días cargados de lucha y esfuerzo y tambíen son su esencia.

Mujer ChadHay por tanto mujeres sonrientes y luchadoras quienes son alma de un país como el Chad , y a la vez de un continente tan inmenso y diverso como es África.

África también se llama la hija de Idoia, nuestra compañera de ALBOAN que junto con María,  han estado por el Chad visitando y trabajando con organizaciones locales.

Con su crónica de esos días y dado que se celebra el Día de África el próximo 25 de mayo, queremos acercarnos hoy  a la cotidianidad de las mujeres y niñas chadianas :
Durante estos días en los que hemos viajado al Chad hemos aprendido muchas cosas, pero la más impactante ha sido el ver de primera mano la situación de la mujer en este país. Estamos hablando de un país donde el matrimonio concertado está aun muy arraigado, donde las niñas dejan la escuela muy temprano para poder ayudar en sus casas en las tareas domésticas (incluyendo ir a por agua y recoger madera para cocinar) o para casarse, y donde los ritos de iniciación de los adolescentes incluyen las marcas en las caras de los niños y la mutilación genital en las niñas.

Un estudio realizado por una de nuestras aliadas en Chad, muestra que la mujer Chadiana de la zona rural de Gueledeng tiene una jornada laboral que comienza a las 2 de la mañana y que acaba a las 23, en la que se incluye desde la recogida de agua y de madera para cocinar, la preparación del mijo, el cuidado de las/os niñas/os de la casa, y, por supuesto, el cuidado del marido. Os podéis imaginar por lo tanto el cambio que supone en las vidas de estas mujeres el trabajo de nuestras contrapartes en Chad, que consiguen que el pozo que está a 8 kilóMujer pozo Chadmetros de distancia esté a 500 metros, o lo que supone para ellas que puedan participar en una actividad productiva que le de unos beneficios para poder pagar muchas de sus necesidades básicas, entre ellas, las tasas de escolaridad de sus hija/os (sí, en el Chad la educación aun no es gratuita en todas las zonas y el pago del  profesorado corre a cargo de los padres y madres del alumnado).

Fé y Alegría lleva trabajando en este contexto desde el 2008. Y, aunque su trabajo se centra en la mejora de la calidad de la educación en el Chad, su intención a medio plazo es que la escuela se convierta en el motor de desarrollo de la comunidad.

Y para eso, Fé y Alegría hace una apuesta concreta por las mujeres, apoyando a la formación de AMES (Asociación de Madres de la Escuela), sensibilizándolas sobre la importancia de que los niños y en especial las niñas vayan al colegio, y capacitándolas para que puedan recibir una pequeña cantidad de dinero que les permita realizar esa actividad generadora de ingresos que les de ingresos extras para apoyar a la escuela.

Formando estas AMEs, las mujeres se empoderan y van luchando conjuntamente para conseguir cambios en su vida y las de sus familias. La lucha colectiva para conseguir un objetivo común: que los niños sean funcionarios (lo que significa un salario mensual y un status en la comunidad), y que las niñas no abandonen la escuela antes de tiempo y que también logren serlo.
Ojalá se consiga… “

Secuestrando infancias de niñas nigerianas

Bring back our girlsEn la última semana, el secuestro de 234 niñas nigerianas a manos del grupo islamista armado Boko Haram ha sido noticia en todo el mundo. Cada día llegan algunos datos más escabrosos, que aumenta aún más la indignación por que este tipo de situaciones y vulneración de derechos de las mujeres y niñas del mundo sigan persistiendo.
Una esclavitud moderna, en la que cada niña puede alcanzar el precio de unos 10 euros. Como comentaba Yakubu Ubalala, padre de dos de las niñas secuestradas en la escuela “Es insoportable … El secuestro de nuestras hijas y la noticia de que sean [a la fuerza] dispuestas a matrimonio es como la vuelta a la trata de esclavos”. Esta situación apela también a un Estado que no está siendo capaz por salvaguardar el derecho a la infancia, a la integridad física de las niñas y mujeres, y al derecho a una educación de calidad en espacios seguros.
Ante esta situación, algunas iniciativas se han puesto en marcha en la red para solicitar la liberación de las niñas secuestradas. Aquí dejamos algunos links
https://www.change.org/petitions/all-world-leaders-bring-back-nigeria-s-200-missing-school-girls-bringbackourgirls
http://www.milenio.com/internacional/BringBackOurGirls-peticion-liberacion-ninas-nigerianas_5_294620540.html

Por una pronta y segura liberación de todas ellas.

Por todos los derechos de las mujeres, en todos los espacios. Campaña NI ENCERRADAS NI CON MIEDOS desde Honduras.

imagen campaña Ni encerradas ni con miedos

El miedo y la inseguridad para todas las mujeres y niñas son graves obstáculos para poder hacer efectivos los derechos que tenemos como ciudadanas plenas. Desde esta idea nuestras organizaciones compañeras hondureñas, el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), y Radio Progreso, junto con la Red de Mujeres por la Vida, han lanzado esta segunda parte de la Campaña de Sensibilización “Ni encerradas Ni con miedos, “Seguridad para todas, en todos los espacios con todos nuestros derechos”.
Esta segunda etapa pretender contribuir al debate sobre las consecuencias que deja en la vida y los cuerpos de las mujeres el proceso de militarización y las políticas de seguridad que vive la sociedad hondureña, además de los abusos que diariamente sufren las mujeres en espacios públicos y privados.
Esta campaña pretende, por tanto, motivar a repensar el concepto patriarcal de seguridad, en el que las casas no sean cárceles personales, y el espacio público, ni los cuerpos de las mujeres, sean “territorios de guerra”, sino espacios libres de violencia, de militarización y de agresión física o simbólica.
Os dejamos con un interesante video en el que se explica esta iniciativa.

La verdad de las mujeres víctimas del conflicto armado de Colombia

La Ruta Pacifica de las Mujeres presentó el Informe de Comisión Verdad y Memoria “La Verdad de las Mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia” hace unos mese en Colombia.

Los dos tomos del Informe incluyen la experiencia de las víctimas y sobrevivientes, contada a partir de las voces de más de mil mujeres mestizas, afrodescendientes e indígenas que han sufrido los horrores de la guerra y guardado esas memorias rotas durante años o décadas en su cuerpo y su corazón. Los testimonios se recogieron en 22 departamentos y más de 80 municipios donde hay organizaciones de la Ruta Pacífica de las Mujeres.

Podéis consultar el informe aquí

Las niñas madres

Hace unas semanas en este blog colgamos una información sobre las Niñas Esposas… pero este grave problema trae encadenado, además otros no menos graves, los embarazos tempranos, las maternidades de menores, la mortalidad materna, las secuelas tanto físicas, psicológicas, laborales, económicas … etc. Por este motivo, nos parece muy importante presentar ahora los siguientes datos que menciona Ángeles López y Nuria Varela en un artículo y blog correspondientes.

Cada año 7,3 millones de jóvenes menores de 18 años dan a luz una criatura, dos millones de ellas tienen menos de 15 años. Si no se toman medidas y la tendencia continúa, en 2030 serán tres millones las niñas que afronten un embarazo y un parto, según datos ofrecidos por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

No se trata sólo de pasar por los cambios que genera un embarazo y por una situación tan difícil como es un alumbramiento, la gestación en la adolescencia tiene consecuencias importantes en la salud. Sólo hay que mirar los datos que ofrece el informe Estado de la Población Mundial 2013, presentado este miércoles en Madrid, y que señala que cada año mueren 70.000 jóvenes en países en desarrollo por causas relacionadas con esta maternidad tan temprana.

“El embarazo en la adolescencia es un pasaporte seguro para vivir en una situación de pobreza el resto de sus vidas”, ha afirmado durante la presentación del informe Laura Laski, jefa de Salud Reproductiva del Fondo de Población de Naciones Unidas.

Por este motivo, Laski asegura que hay que cambiar los valores en las familias, comunidades y gobiernos que, en muchos casos, otorgan un papel positivo al matrimonio temprano.

Según el informe, las niñas que permanecen en la escuela más tiempo son menos proclives a quedar embarazadas, porque la educación les da opción a futuros empleos, aumenta su autoestima y estatus y les permite ser más partícipes de las decisiones que afectan a sus vidas.

Por este motivo, Laski asegura que hay que “emponderar a las niñas para que puedan construir redes de amigas, que permanezcan en la escuela, que puedan conseguir empleo, que sepan abrir cuentas en bancos, ahorrar, para que sean capaces de decirles a sus padres que lo que quieren hacer con ellas [el matrimonio temprano] es ilegal”.

“Allá donde he estado -y he visitado todos los continentes del mundo como director ejecutivo de UNFPA– una cosa común que les une es el embarazo en adolescentes. Es un asunto del Norte y el Sur. Un asunto del desarrollo. Un tema de equidad. Un problema de accesos”, explica el doctor Babatunde Osotimehin en un comunicado.

“Una chica de 10 años es una niña. Si lo veo desde mi punto de vista de médico, y comprendiendo cómo el cuerpo funciona… 10 años, 12 años, todavía se está creciendo, no tiene todo lo que ella necesita para tener un embarazo. Es una niña. ¿Cómo esperamos, y por qué lo hacemos, que un niño soporte un embarazo? ¿Cómo podemos como comunidad global aceptar que una niña de 14 pueda ser una madre? Es una violación de sus derechos fundamentales, y no debemos permitir que esto ocurra”, afirma Osotimehin.

Y es que cada día, para cerca de 200 niñas adolescentes, el embarazo a edad temprana termina en la máxima violación a sus derechos: la muerte. Como por ejemplo en América Latina y el Caribe, donde ha llegado a ser la primera causa de muerte para las mujeres entre los 15 y 19 años.

“El informe invita a que hay que pensar de forma diferente esta problemática porque no se puede centrar sólo en cambiar el comportamiento de las niñas, sino que hay que mirar todos los determinantes y lo que lleva a una niña a embarazarse”.

 

Puta: el documental

“¿Por qué no te suicidas, zorra estúpida?”. Abril de 2013. Una de las frases que más escuchó Emily Lindin en su adolescencia resuena, de nuevo, en su cabeza al enterarse por la noticias del suicidio de Rehtaeh Parsons, una chica canadiense que había sufrido una violación en grupo y que después tuvo que aguantar el acoso de sus compañeros de instituto cuando las fotos de su agresión sexual circularon en las redes sociales. No era la primera vez que Lindin escuchaba una historia como ésta. Otras jóvenes norteamericanas como Amanda Todd, Audrie Pott o Phoebe Prince también se habían quitado la vida después de haber sido señaladas como la “puta del instituto”. “Y la lista podría seguir con más nombres que no aparecen en la prensa” explica a S Moda Lindin, fundadora de The Unslut project, una iniciativa que busca la concienciación social y que promueve la igualdad de género para luchar contra ese estigma en el que la sexualidad femenina se negativiza y convierte en objeto de insulto, bullying o acoso.

El proyecto de Lindin contra el ‘slut shaming’ –lo que vendría a ser el ‘escarnio de la zorra’, o esa extraña y arraigada afición por culpabilizar a las víctimas de agresiones sexuales, y no al agresor, con frases como “se lo estaba buscando” o “eso le pasa por ir provocando”– es también un proyecto catártico. Su autora lo inició con la publicación en Tumblr de sus diarios de niñez y adolescencia, porque, tal y como cuenta, “a mí nunca me violaron, pero fui señalada como la ‘puta’ del colegio desde que cumplí once años en adelante” (un resumen de sus vivencias se pueden leer en este artículo que firmó en The Guardian).

Transcribir episodios como el “Hija mía, ¿eres sexualmente activa?” que le preguntó su madre mientras hacía los deberes por los rumores que asolaban su barrio (su novio le contó a todo el mundo que le había practicado unos tocamientos que ella nunca pidó, “en realidad, fui sexualmente pasiva”), o cómo ella misma pensaba que se merecía todo el acoso de sus compañeros (“Debo haber hecho algo mal. Supongo que me lo merezco y Dios me lo está devolviendo”) han dado fuerza a multitud de mujeres (y hombres) para compartir sus propias experiencias personales en su web. “Toda esta implicación demuestra cómo de arraigado está este tipo de bullying en nuestra sociedad”,

Por ese motivo, y para extender su proyecto a nuevas vías de comunicación, Lindin prepara ahora el documentalSlut: A Documentary Film’ (‘Puta: el documental’)

Las niñas-esposas

Anna Lucas, coordinadora de la iniciativa de salud materno-infantil del Instituto de Salud Global de Barcelona, nos presenta una realidad en la que viven millones de niñas en el Mundo:

Las regiones en desarrollo sufre la desigualdad de género, la pobreza y la falta de derechos propia de las niñas y niños. Y a las que hemos abandonado a su suerte. El exponente más evidente de ello es el matrimonio infantil (contraído antes de cumplir los 18 años y mayoritariamente forzado), una práctica que determina fatalmente la trayectoria vital de millones de niñas. Supone una violación de sus derechos humanos, las aparta de la educación y pone en grave riesgo su salud. Propicia que sean víctimas de la violencia sexual y psicológica en el hogar, porque no tienen información ni capacidad para negociar prácticas sexuales seguras. Las expone a embarazos de riesgo, no deseados, a infecciones de transmisión sexual y a enfermedades mentales, con mucha más frecuencia que las que permanecen solteras.

¿Qué nos dicen los datos disponibles? Las niñas-esposas se concentran sobre todo en el Sur de Asia, donde casi la mitad de las jóvenes están casadas antes de alcanzar su décimo octavo cumpleaños, y en África subsahariana, donde son más de un tercio de las jóvenes. 70 millones de niñas. Un 12% del total antes de los 15 años. Y, una vez más, la inequidad como explicación de los matrimonios precoces: la situación económica (hasta el 54% en las más pobres), la falta de educación (63% de las niñas sin educación primaria frente al 20% de las que han completado la  secundaria) y vivir en el medio rural (44%).

No es casualidad que los mismos países que ocupan los primeros puestos en el penoso ranking de matrimonios infantiles tengan también las tasas de mortalidad materna más altas (Níger, ¡con un 75% de matrimonios!,  tiene la tasa más alta, y le siguen países como Chad, Malawi, Mozambique o Bangladesh). Las complicaciones del embarazo y el parto son las principales causas de muerte de las niñas entre las edades de 15 y 19 en estos países. En África, donde se concentran gran parte de las mortalidad materna global, la cuarta parte de los fallecimientos se produce entre adolescentes.

Ni siquiera en este momento de perenne valoración y evaluación de los Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) se resalta suficientemente el estrecho vínculo entre la situación de las niñas y el no cumplimiento del ODM5 (mejora de la salud materna), y de otros como el ODM4 (reducción de la mortalidad infantil): los hijos e hijas de las niñas-madres tienen hasta un 60% más probabilidades de morir durante el primer año de vida. O los ODM2 (educación primaria universal) y ODM3 (igualdad y empoderamiento).

¿Cómo avanzar? Hay nuevos actores e iniciativas globales en marcha como Girls, Not Brides. El grupo de alto nivel de Naciones Unidas designado por Ban Ki-moon para asesorar en el marco post-2015 ha pedido que el matrimonio infantil sea uno de los cuatro indicadores clave para medir el progreso hacia el empoderamiento de niñas y mujeres. Pero los cambios sociales deben producirse desde abajo. La mayoría de países han modificado sus legislaciones elevando la edad legal para contraer matrimonio pero apenas se ha avanzado durante la última década. Hay que involucrar a líderes comunitarios y religiosos locales, padres y docentes para cambiar percepciones y conductas, como los sesgos contra la educación de las niñas que se dan ya a edades muy tempranas. Y ofrecer opciones que disminuyan la probabilidad de que la necesidad económica les empuje a casar a las niñas.

A falta de voluntad política de los países, los recursos deberían canalizarse hacia los que conocen mejor que nadie las barreras existentes para defender los derechos de niñas, como las ONG locales que trabajan en el terreno combatiendo estas prácticas. Por el momento, su poca reconocida labor parece la única opción para acelerar la erradicación de esta costumbre terrible que es causa y consecuencia de subdesarrollo.

Un vídeo elaborado por jóvenes de la India que nos refleja esta realidad

 

40 casos de violencia sexual registrados cada día

Al menos 40 mujeres son violadas cada día en la RDC, es decir más de una mujer cada hora, según un informe hecho público el pasado martes 8 de octubre en Kinshasa por la ministra de Género, Familia e Infancia, Geneviève Inagosi. El documento elaborado con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Población (FNUAP) informa sobre más de 29 000 casos de violencia sexual registrados desde 2011 hasta el 1er semestre de 2013. Para la ministra, «una buena sensibilización a través de los medios de comunicación» puede ayudar a prevenir esta violencia sexual.

Las informaciones contenidas en este informe corresponden a 7 provincias: Bandundu, Bajo-Congo, Katanga, Provincia-Oriental, Kinshasa, Kivu-Norte y Kivu-Sur. La provincia más afectada es la de Kivu-Norte, con 4.689 casos de violencia sexual en 2011, más de 7.075 en 2012 y 3.172 durante el primer semestre de 2013. Según el informe, el aumento de los casos está relacionado con la situación de conflicto en la que se encuentra esta provincia. A esta provincia le siguen el Kivu-Sur y la Provincia Oriental, dos regiones donde existen múltiples grupos armados acusados de múltiples violaciones de derechos humanos. Según la ministra de Género, estas violencias son cometidas sobre todo por los grupos armados, milicias y civiles. El 59% de los casos se desconoce y la mayoría de las víctimas tienen menos de 18 años.

Durante la presentación de este informe, la ministra Inagosi ha lamentado que los casos de violencia sean producidos incluso en las zonas que están libres de conflictos armados. «Tengo que deciros que hay ciertas prácticas que explican esto. Debemos trabajar en sinergia. Con una buena sensibilización a través de los medios de comunicación, pienso que podemos prevenir la violencia sexual», ha afirmado.

La presentación de este informe ha tenido lugar en presencia de la ministra de Justicia, Wivine Mumba, y del secretario general adjunto de la ONU encargado de la violencia sexual en zonas de conflicto, Zainab Hawa Bangura. La señora Bangura ha advertido a todos los autores de violencias infligidas a la mujer en la RDC. «Las Naciones Unidas están dispuestas a desplegar todo su poder para acorralar a todos los violadores sean quienes sean y allí dónde se escondan», ha afirmado.

16 Días de Activismo contra la Violencia de Género 2013

16 Días de Activismo contra la Violencia de Género es una campaña internacional iniciada en 1991. A partir del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, al 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, la campaña hace un llamado a las personas y los grupos de todo el mundo para poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

¡Pintemos el mundo de naranja en 16 Días!

La campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres proclamó el 25 de todos los meses el “Día Naranja”, un día para pasar a la acción y generar conciencia de modo de prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas. Personas activistas de todo el mundo, gobiernos y socios de la ONU han organizado actividades para el Día Naranja pidiendo prevención de la violencia en hogares, escuelas, lugares de trabajo y espacios públicos.

En concreto, del 25 de noviembre al 10 de diciembre quieren pintar el mundo de naranja en 16 Días.

Este año, los 16 Días de Activismo son aún más especiales para Di NO – ÚNETE porque marcan el próximo paso para lograr el mayor ímpetu hasta la fecha, exclusivamente en los medios sociales.

Cómo pintar el mundo de naranja

Kigali march

Crea conciencia sobre la violencia contra las mujeres y las niñas. Involucra a tu comunidad, al gobierno local o nacional, a los miembros de las fuerzas del orden o del poder judicial, a las y los jóvenes y a los medios. ¿Sabías que los gobiernos de 60 países han anunciado compromisos nacionales para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas? ¿Está tu gobierno entre ellos? ¿Se han plasmado esos compromisos en acciones concretas? ¿Qué hay que hacer para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas en tu comunidad? Damos aquí algunas ideas para eventos. Comparte tus acciones con nosotros subiendo las imágenes y los mensajes a nuestro muro en Facebook y en Twitter bajo el hashtag #orangeurworld.

  • Organiza un panel de información en tu universidad, o un programa de debate en televisión o en la estación de radio comunitaria.
  • Pinta las calles de naranja con una movilización relámpago o con una caminata contra la violencia, todas y todos vestidos de naranja y con pancartas y letreros para marcar los 16 Días de Activismo contra la violencia de género.
  • Organiza un Concierto Naranja con los músicos locales, alentándolos a promover mensajes para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas a través de su música. Invita a las organizaciones locales de mujeres para hablar del tema y distribuye información sobre las leyes y servicios existentes.
  • Organiza la proyección de una película o una fiesta “Pintemos el Mundo de Naranja” en tu casa. Consulta la videoteca de ONU Mujeres o el canal de Di NO – ÚNETE en YouTube: http://ow.ly/q4ib1; http://ow.ly/q4iiV

Viet Nam program