Archivo del sitio

Aprender a coeducar

Hace tiempo ya que desde ALBOAN estamos trabajando tanto el ámbito de la educación como por la promoción de la igualdad de mujeres y hombres. Pero a pesar de venir incorporando la perspectiva de género en todas nuestras propuestas educativas, hasta el momento no habíamos trabajado la coeducación de forma específica. Nos planteamos, entonces, la cuestión de cómo podría una ONG como ALBOAN contribuir a la construcción de escuelas coeducativas, tanto en su estructura formal como en su ideología y práctica educativa.
Nuestro propósito es avanzar, junto a educadoras y educadores, en el diseño de una educación que favorezca el desarrollo integral de las personas. Se trata de formar a nuestras niñas, niños y jóvenes en la vivencia de la igualdad, la equidad, la cooperación y el cuidado, para que sean los y las ciudadanas comresized_P1030919pletas que necesita nuestro mundo global.
Para poder avanzar en este sentido, en octubre de 2013 dimos comienzo al proyecto “Gela hezkidetzailetik plaza berdintzailera” (“De la clase coeducadora a la plaza igualitaria” en castellano), que cuenta con la financiación de la Diputación Foral de Bizkaia. Se trata de una iniciativa que abarca dos contextos geográficos muy diferentes: por un lado Euskadi y por otro Guatemala, donde contamos con el apoyo de Fe y Alegría Guatemala y el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica (IGER).
A través de este proyecto queremos, en primer lugar, recabar diferentes testimonios y experiencias de coeducación que se han venido trabajando en Euskadi y Guatemala, de manera que podamos recoger, reconocer y poner en diálogo el recorrido coeducativo de ambas realidades. Los resultados obtenidos nos permitirán, además, elaborar una propuesta formativa dirigida a mejorar las competencias pedagógicas del profesorado y dotarlo de herramientas pedagógicas para avanzar hacia una ciudadanía comprometida con la equidad de género.
Nuestro primer paso ha sido tratar de conocer cuales ha sido las claves del trabajo que de la coeresized_P1130560ducación en ambos contextos. Y para ello, ¿qué mejor que preguntar a quienes llevan años trabajando en el tema? A continuación os presentamos una serie de entrevistas llevadas a cabo en Guatemala y en Euskadi. En ellas se recogen los testimonios y las opiniones de diversas educadoras y educadores que desde diferentes espacios e instituciones trabajan el tema de la coeducación. Te invitamos a que disfrutes de su lectura.

Puta: el documental

“¿Por qué no te suicidas, zorra estúpida?”. Abril de 2013. Una de las frases que más escuchó Emily Lindin en su adolescencia resuena, de nuevo, en su cabeza al enterarse por la noticias del suicidio de Rehtaeh Parsons, una chica canadiense que había sufrido una violación en grupo y que después tuvo que aguantar el acoso de sus compañeros de instituto cuando las fotos de su agresión sexual circularon en las redes sociales. No era la primera vez que Lindin escuchaba una historia como ésta. Otras jóvenes norteamericanas como Amanda Todd, Audrie Pott o Phoebe Prince también se habían quitado la vida después de haber sido señaladas como la “puta del instituto”. “Y la lista podría seguir con más nombres que no aparecen en la prensa” explica a S Moda Lindin, fundadora de The Unslut project, una iniciativa que busca la concienciación social y que promueve la igualdad de género para luchar contra ese estigma en el que la sexualidad femenina se negativiza y convierte en objeto de insulto, bullying o acoso.

El proyecto de Lindin contra el ‘slut shaming’ –lo que vendría a ser el ‘escarnio de la zorra’, o esa extraña y arraigada afición por culpabilizar a las víctimas de agresiones sexuales, y no al agresor, con frases como “se lo estaba buscando” o “eso le pasa por ir provocando”– es también un proyecto catártico. Su autora lo inició con la publicación en Tumblr de sus diarios de niñez y adolescencia, porque, tal y como cuenta, “a mí nunca me violaron, pero fui señalada como la ‘puta’ del colegio desde que cumplí once años en adelante” (un resumen de sus vivencias se pueden leer en este artículo que firmó en The Guardian).

Transcribir episodios como el “Hija mía, ¿eres sexualmente activa?” que le preguntó su madre mientras hacía los deberes por los rumores que asolaban su barrio (su novio le contó a todo el mundo que le había practicado unos tocamientos que ella nunca pidó, “en realidad, fui sexualmente pasiva”), o cómo ella misma pensaba que se merecía todo el acoso de sus compañeros (“Debo haber hecho algo mal. Supongo que me lo merezco y Dios me lo está devolviendo”) han dado fuerza a multitud de mujeres (y hombres) para compartir sus propias experiencias personales en su web. “Toda esta implicación demuestra cómo de arraigado está este tipo de bullying en nuestra sociedad”,

Por ese motivo, y para extender su proyecto a nuevas vías de comunicación, Lindin prepara ahora el documentalSlut: A Documentary Film’ (‘Puta: el documental’)

¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?

¿Juguetes sexistas?

Juegos para la equidad

El pasado 8 de noviembre Carmen Baltodano, de la organización CANTERA nos presentó 2 de sus juegos, Haciendo y Decidiendo y Chuecos y Derechos .para trabajar relaciones de equidad entre mujeres y hombres y derechos de la infancia.

Se trata de 2 juegos que pueden utilizarse en grupos de hasta 12 participantes y que buscan propiciar el debate y la reflexión en torno a las relaciones de poder existentes y cómo transformarlas.

Los juegos pueden utilizarse tanto en el trabajo con grupos de mujeres, como con menores y jóvenes. Sin duración prefijada, se juegan sobre un tablero y siempre se avanza, no existen las penalizaciones ni los premios, sino que buscan la participación y el debate abierto. La partida finaliza cuando el grupo así lo decide, pudiendo oscilar su duración entre 20 minutos y hasta 2 horas.

Los juegos están disponibles para su préstamo en nuestros centros de recursos de Bilbao y Pamplona