SEA-El Agustino y Redes de Mujeres en Lima , Perú.

Este mes hemos tenido la suerte de tener más cerca el testimonio de la realidad de las mujeres de un barrio de Lima (Perú) acompañadas por organizaciones como Servicios Educativos El Agustino (SEA), gracias a la visita Carmen Sánchez. Carmen es la Responsable del área de Promoción de la Mujer y Asesora de la Red de Mujeres organizadas de Lima Este.
SEA El Agustino es un centro social promovido por la Compañía de Jesús ubicado en Lima, en el distrito de El Agustino, en la periferia de la ciudad, con una población de alrededor de 200.000 personas, de las que la mitad son mujeres y alrededor del 28% jóvenes.

¿Cómo es el trabajo que lleváis a cabo?

La condición económica y social del distrito El Agustino es complicada: problemas de salud como la tuberculosis, anemia, desnutrición… y también problemas de salud de la mujer como el cáncer, diabetes y otros específicos de salud reproductiva. SEA El Agustino trabaja con diferentes organizaciones de mujeres como por ejemplo la Red de Mujeres Organizadas de Lima Este que coordina a su vez las redes de mujeres de cada distrito. También trabajamos con comedores populares y con bancos comunales.

¿Cómo lleváis a cabo el trabajo de promoción de las mujeres?
Utilizamos un método de intervención que es el ACAS (Asesoría, Acompañamiento, Capacitación y Sistematización). Somos conscientes de con este trabajo cambiamos en parte la vida de la gente, y nuestro papel es acompañar procesos, pero también participamos en los diferentes espacios del distrito de Lima Este. Lo que SEA ofrece es desarrollar acciones de sensibilización y de capacitación o formación. Acompañamos procesos tanto grupales para las asociaciones, como personales, ofreciendo asesoría adecuada a cada demanda concreta.
Una de nuestras estrategias de trabajo es el diálogo y la concertación, por esa razón, promovemos espacios de concertación y de diálogo.
En Lima Este trabajamos con 31 organizaciones de mujeres que se articulan en redes. A través de las redes llegamos a 61 organizaciones de mujeres en las que se aglutinan alrededor de 20.000 mujeres.

¿Cuáles son las dificultades que encontréis en vuestro trabajo?
A nivel institucional las dificultades tienen que ver con la financiación internacional, ya que los recursos son cada vez más escasos. Perú es un país de ingresos medios, que ha protagonizado una mejora en su situación económica, pero lamentablemente las diferencias sociales son muy acusadas. De hecho la brecha de desigualdad se ha acentuado durante los últimos años.
Por otra parte, si hablamos de nuestro en el barrio con las mujeres una de las principales dificultades que encontramos reside en las cargas de trabajo generadas por las dobles y triples jornadas que tienen las mujeres. Nuestro personal también acusa esta dificultad ya que con la disminución de recursos han aumentado las cargas de trabajo.
Perú es todavía un país machista pero las mujeres van mejorando su posición en el día a día, tanto sus relaciones personales, como comunitarias. Al principio trabajábamos con ellas para que se organizaran de cara a solventar problemas cotidianos. Hoy seguimos trabajando para que puedan lograr autonomía económica que les permita mejorar su situación diaria y que las capacite para poder enfrentar situaciones de injusticia y violencia tanto por parte de sus parejas, como de sus familias o incluso del Estado.
Pero también contamos con muchas fortalezas. Una de las principales es pertenecer a la Compañía de Jesús por su enfoque, por su espiritualidad, por su presencia y por ser referente tanto en el barrio, como en el distrito, incluso en el país, de lo que es promover la Fé y la Justicia. Otra fortaleza es que nuestra sede está en el barrio donde trabajamos y nadie nos tiene que contar la realidad porque vivimos día a día con la gente.
Tenemos además a favor el hecho de que el tejido social de la zona es fuerte y dinámico especialmente entre las mujeres. Los espacios de concertación que hemos promovido son parte del proceso de desarrollo del país. Ser capaces de dialogar, de concertar es una gran fortaleza. Desde la esfera política no se tienen en cuenta los enfoques de derechos humanos y de género y les cuesta además delegar, sobre todo si es en mujeres.

¿Qué retos se os plantean para el futuro?
Un reto permanente es conseguir que las agendas de las mujeres sean una prioridad en el ámbito político y presupuestario. Los presupuestos y la movilización de recursos son aspectos fundamentales para poder hacer realidad la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Perú cuenta con buenas leyes, pero el problema es que no se implementan.
Otro desafío tiene que ver con la capacidad de poder llegar a muchas más mujeres, que los grupos y redes que acompañamos puedan a su vez coordinarse con otros muchos.

Si quieres seguir más a fondo el trabajo de SEA El Agustino visita su web: http://www.seaperu.org/

En la actualidad parte de este proceso acompañado por SEA El Agustino en Lima está siendo apoyado por la Diputación Foral de Álava/ Arabako Foru Aldundia y ALBOAN.

Anuncios

Publicado el febrero 9, 2016 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: