Ropa sin remordimientos

Estas últimas semanas hemos visto imágenes escalofriantes de cientos de mujeres inocentes que han muerto quemadas o aplastadas en fábricas mientras producían nuestra ropa. En los próximos días, tenemos una oportunidad de oro para conseguir que las compañías internacionales actúen para que esto no vuelva a suceder.

Las grandes marcas de la moda se abastecen de cientos de factorías y talleres clandestinos (maquilas) en Bangladesh. Dos empresas, incluyendo Calvin Klein, han firmado un ambicioso pacto sobre seguridad de edificios y contra incendios. Otras, lideradas por Wal-Mart, están intentando zafarse de firmar – proponiendo un compromiso más débil- que es un simple ejercicio de relaciones públicas. Pero este último incendio ha provocado reuniones de emergencia y una enorme presión a favor del acuerdo más firme que puede salvar miles de vidas.

El reciente trágico derrumbe se ajusta a un patrón que se repite. Durante los últimos años, incendios y otros desastres se han llevado miles de vidas por delante, dejando a muchas personas incapacitadas para poder seguir trabajando. El gobierno de Bangladesh hace la vista gorda ante las terribles condiciones de trabajo, permitiendo que las empresas proveedoras reduzcan costes para que el ritmo de producción de ropa, y su precio, se ajusten a las expectativas de las grandes marcas. Estas compañías internacionales dicen que monitorean la situación, pero las y los trabajadores afirman que no se puede confiar en las auditorías efectuadas por las propias empresas.

El acuerdo de seguridad apoyado por las personas trabajadoras requiere la puesta en marcha de inspecciones independientes, informes públicos acerca de las condiciones de las fábricas, y reparaciones obligatorias. ¡El acuerdo también se aplicaría ante los tribunales del país de origen de las empresas! Aún se desconocen algunos detalles de las compañías compradoras de la fábrica que colapsó recientemente, y no hay pruebas que señalen que H&M o Gap están entre ellas. Sin embargo hay trabajadoras y trabajadores en Bangladesh que han perdido la vida en fábricas de H&M y Gap en el pasado, y lograr que se sumen a la iniciativa pondría una tremenda presión al resto de las grandes marcas.

Las negociaciones terminan en pocos días. H&M y GAP son las dos compañías con más probabilidades de firmar un código más estricto. La mejor manera de forzar el cambio es ir tras sus Directores Ejecutivos. Si un millón de nosotras les hacemos un llamamiento directo a través de esta petición, compartiéndola por Facebook y Twitter, y por medio de anuncios; sus amistades y familiares se terminarán enterando. Les haremos saber que su reputación, y la de sus empresas, están en la cuerda floja. Están forzando a personas a producir nuestra ropa en edificios atrozmente peligrosos. Por ello, firma para que se conviertan en sitios seguros y reenvía esta campaña a todos tu agenda de personas conocidas:

http://www.avaaz.org/es/crushed_to_make_our_clothes_loc/?byrMDab&v=24744

Anuncios

Publicado el mayo 11, 2013 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: